COMPLEMENTOS

"De repente, uno tiene miedo y no sabe por qué. (...) Cuando me siento así, lo único que me ayuda es subir a un taxi e ir a Tiffany's.  Me calma los nervios enseguida. Es tan silencioso y soberbio. Allí no puede ocurrir nada malo"